20 días para sentirte mejor – Día 7

FISIOTERAPIA

¡Elige tu nivel!

El nivel 1 es para personas con poca estabilidad y que quieren hacer un trabajo sentadas en una silla. Realiza esta sesión: https://youtu.be/67wl05H1K3U

El nivel 2 para personas que tienen cierta estabilidad y quieren hacer un trabajo más activo de pie con, o sin apoyo, en silla. Realiza esta sesión: https://youtu.be/eR-Lhr61VH4

El nivel 3, sólo lo deberán escoger aquellas personas que pueden tumbarse y levantarse del suelo. Realiza esta sesión: https://youtu.be/-HpTvDcet-c

LOGOPEDIA

Realiza esta Sesión: https://youtu.be/7WwGZs-5It0

COGNITIVO

Hola a tod@s!

Hoy vamos a trabajar la actitud de la superación personal.

Como en otros ejercicios, poderlo hacer acompañados nos ayudará a enriquecer las tareas que tenemos que realizar.

Haremos uso del texto, para demás trabajar otras funciones.

Voy a pasaros dos documentos escritos:

  • El primero es una fábula. Es el primer documento con el que tenemos que trabajar.

  • El otro documento es la reflexión. Y este lo trabajaremos en último lugar.

En el caso de la fábula de las semillas, que es el primero que vamos a trabajar, sería conveniente:

  • Primero leerla. En voz alta, esforzándonos por darle una entonación adecuada. Si es necesario, leerlo varias veces hasta conseguirlo. Si tenemos acompañante, puede escucharnos leerlo y aportar ayuda para poder hacerlo con la entonación, tono, articulación…etc, correcta.

  • Segundo: entrenemos la escritura. Escribamos la fábula en un papel y procuremos hacerlo de manera legible. Nuestro acompañante puede ver si entiende todas las palabras que hemos escrito.

Una vez terminadas estas tareas, sigamos con el documento de la reflexión. Sabemos que es un cuento de superación personal. Reflexionemos sobre su moraleja:

  • ¿En qué momentos de nuestra vida nos hemos sentido como la semilla que intenta crecer?

  • ¿En qué momentos de nuestra vida nos hemos sentido o hemos actuado como las semillas compañeras que le ruegan que desista a la que intenta crecer?

  • ¿En algún momento de nuestra vida hemos sido los monos?

Verás que en el documento de la reflexión, también tienes otras preguntas para pensar.

Las semillas

Recuerda:

  • Primero leerlo, en voz alta, esforzándonos por darle una entonación adecuada. Si es necesario, leerlo varias veces hasta conseguirlo. Si tenemos acompañante, puede escucharnos leerlo y aportar ayuda para poder hacerlo con la entonación, tono, articulación…etc, correcta.

  • Segundo entrenemos la escritura. Escribamos la fábula en un papel y procuremos hacerlo de manera legible. Nuestro acompañante puede ver si entiende todas las palabras que hemos escrito.

Fábula: Las semillas

Hubo una vez 4 semillas amigas que llevadas por el viento fueron a parar a un pequeño claro de la selva. Allí quedaron ocultas en el suelo, esperando la mejor ocasión para desarrollarse y convertirse en un precioso árbol.
Pero cuando la primera de aquellas semillas comenzó a germinar, descubrieron que no sería tarea fácil. Precisamente en aquel pequeño claro vivía un grupo de monos,
 y los más pequeños se divertían arrojando plátanos a cualquier planta que vieran crecer. De esa forma se divertían, aprendían a lanzar plátanos, y mantenían el claro libre de vegetación.

Aquella primera semilla se llevó un platanazo de tal calibre, que quedó casi partida por la mitad. Y cuando contó a las demás amigas su desgracia, todas estuvieron de acuerdo en que lo mejor sería esperar sin crecer a que aquel grupo de monos cambiara su residencia.

Todas, menos una, que pensaba que al menos debía intentarlo. Y cuando lo intentó, recibió su platanazo, que la dejó doblada por la mitad. Las demás semillas se unieron para pedirle que dejara de intentarlo, pero aquella semillita estaba completamente decidida a convertirse en un árbol, y una y otra vez volvía a intentar crecer. Con cada nueva ocasión, los pequeños monos pudieron ajustar un poco más su puntería gracias a nuestra pequeña plantita, que volvía a quedar doblada.

Pero la semillita no se rindió. Con cada nuevo platanazo lo intentaba con más fuerza, a pesar de que sus compañeras le suplicaban que dejase de hacerlo y esperase a que no hubiera peligro. Y así, durante días, semanas y meses, la plantita sufrió el ataque de los monos que trataban de parar su crecimiento, doblándola siempre por la mitad. Sólo algunos días conseguía evitar todos los plátanos, pero al día siguiente, algún otro mono acertaba, y todo volvía a empezar.

Hasta que un día no se dobló. Recibió un platanazo, y luego otro, y luego otro más, y con ninguno de ellos llegó a doblarse la joven planta. Y es que había recibido tantos golpes, y se había doblado tantas veces, que estaba llena de duros nudos y cicatrices que la hacían crecer y desarrollarse más fuertemente que el resto de semillas. Así, su fino tronco se fue haciendo más grueso y resistente, hasta superar el impacto de un plátano. Y para entonces, era ya tan fuerte, que los pequeños monos no pudieron tampoco arrancar la plantita con las manos. Y allí continuó, creciendo, creciendo y creciendo.

Y, gracias a la extraordinaria fuerza de su tronco, pudo seguir superando todas las dificultades, hasta convertirse en el más majestuoso árbol de la selva. Mientras, sus compañeras seguían ocultas en el suelo. Y seguían como siempre, esperando que aquellos terroríficos monos abandonaran el lugar, sin saber que precisamente esos monos eran los únicos capaces de fortalecer sus troncos a base de platanazos, para prepararlos para todos los problemas que encontrarían durante su crecimiento.

Reflexiones

Esta es la segunda parte del ejercicio.

Sabemos que habla de superación personal. Reflexionemos sobre su moraleja:

  • ¿En qué momentos de nuestra vida nos hemos sentido como la semilla que intenta crecer?

  • ¿En qué momentos de nuestra vida nos hemos sentido o hemos actuado como las semillas compañeras que le ruegan que desista a la que intenta crecer?

  • ¿En algún momento de nuestra vida hemos sido los monos?

La fábula nos habla de la importancia de la actitud ante las adversidades.

De cómo a pesar de las dificultades para avanzar, la semilla se mantiene fuerte en su cometido y sigue adelante.

Que además, son todas esas dificultades, las que le ayudan a ser más fuerte. Así que esas mismas dificultades (los monos) no son tan negativos, incluso necesarios.

Voy a plantearte unas preguntas ahora, sería conveniente que aprovecharas para escribir tus respuestas en una hoja y entrenar así de nuevo, la escritura.

Responde a las siguientes preguntas, por escrito si es posible:

Y si pensáramos en hacer uso de ésta fábula como una metáfora con la enfermedad de Parkinson?

¿Cuál es nuestra actitud ante la enfermedad? ¿Adoptamos una actitud fuerte para superar las adversidades? ¿Nos rendimos ante nuevas dificultades? ¿Cómo afrontamos los cambios?. Pensemos en esto y reflexionemos

¿De qué manera la enfermedad nos ha fortalecido? Pensemos en esto y reflexionemos.

¿Qué nos ha aportado de positivo la enfermedad? Pensemos en esto y reflexionemos.